Pongamos que es una falsamente veraniega tarde de sábado en la ciudad. Tus amigas y tú habéis quedado para tomar un yogurlado con maldición y aromatizantes artificiales (perdón por la referencia a Los Simpson) y os dirigís ávidas de solina a la orilla del río. Avistáis a un grupo de individuos claramente ebrios que se aproximan hacia vosotras. “Sólo son las seis de la tarde, no pueden estar ya borrachos” os escandalizáis con tierna inocencia. De repente, uno de esos amables caballeros, que tan pronto podrían ser nacidos a orillas del río Ebro como de la mente de Saruman, se acerca nada sigilosamente a ti y te dice:

Llegas a nacer más fea y tus padres te tienen que ver en una vitrina”.

Inicialmente tu dedo corazón se dispara, y te regocijas cuando tus amigas gritan URUK-HAI para defenderte. Pero luego reflexionas, no sobre tu propia belleza, sino sobre el cambio que supone en tus encuentros con el piropo callejero común.


Está bastante claro que la protagonista de esta historia soy yo, pero lo digo por si me lee el orco de aquel día. Esta anécdota me hizo pensar en el acoso verbal de completos desconocidos que toda mujer ha sufrido al menos una vez en la vida y decidí investigar.

Varias preguntas surgieron:

¿Qué clase de persona practica el piropo callejero?

Partiendo de la premisa de que cualquiera que se dirija a otra persona para comentarle algo sobre su físico está ligeramente perturbado, en esta categoría entran tanto el orco de la situación anterior como todos aquellos que te dicen guapa, tía buena, o quién fuera baldosa para ver tu cosa hermosa. Mirando en mi archivo de piropos callejeros no encontré ni a un solo hombre medianamente atractivo. Sólo abuelos que te sacan la chorra en medio de la calle, sudamericanos que miden la mitad que tú y te dicen “ay mamita qué rica” cuando AÚN LLEVAS EL UNIFORME DEL COLEGIO, tipos feos como demonios que te harían trajes de saliva, borrachos que te siguen un buen trecho por la calle hasta que…pierden el equilibrio. Etc, etc. Todas tenemos historias de este tipo. Y me juego el pene del abuelo exhibicionista a que ninguno de vuestros “pretendientes” era guapo o casi-guapo.

¿Cómo reaccionamos ante esa situación?

Lo normal es murmurar un insulto o poner cara de pipa pocha, eso sí, una vez el tipo ya ha desaparecido de tu campo visual y sonoro. Sin embargo, en mi investigación supermegaexhaustiva y científica me he encontrado con unas cuantas reacciones dignas de admirar.

-Reacción namber güan:

Una gran amiga mía andaba por la calle a altas horas de la madrugada, volvía hacia casa andando, algo que a todas nos gustaría pero que muchas no nos atrevemos a hacer. Un individuo se puso a seguirla murmurando cosas del tipo “qué buena estás” y similares. Mi amiga, en modo me la pela todo un pelín arriesgado, optó por un ataque frontal y le mandó a la mierda. El tipo se cruzó de acera y desde allí siguió gritándole, esta vez ya cosas no tan bonicas. Mi amiga sacó el dedo corazón a pasear.

-Reacción namber chú:

Esto me lo han contado y me parece una ideaca. Si un tipo se te acerca, empieza por meterte el dedo en la nariz como si estuvieses buscando diamantes de sangre. Si el tipo sigue interesado en ti, empieza a rascarte el culo (si es por dentro de las bragas el efecto será mayor). Procura no hacer lo mismo por delante, puede que le mole. Si esto no funciona, emite todos los sonidos que puedas, ya sean por arriba o por abajo. Para ambos necesitas el don de saber crearlos de la nada. Si insiste, corre.

Imagen de Esther Bonilla

 

-Reacción namber zrí:

Hazte la loca, pero no en plan pasar de él, no. Tienes que parecer verdaderamente perturbada. Habla de cómo mataste a Hitler, de cómo tu gato cambia de color cada día. Puedes preguntarle al tipo en cuestión por qué tiene dos cabezas o si sabe ya que en dos días le atropellará un autobús. Imaginación al poder.

-Reacción namber for (la más segura):

Como siempre dice mi santa madre, no hay mayor desprecio que no hacer aprecio. Pero esto no mola tanto, las cosas como son.

¿Cómo nos gustaría reaccionar?

Contradiciendo totalmente el punto número cuatro, a todas nos encantaría volvernos y gritar “subnormal” o cosas peores, incluso pegarle un buen…sopapo. Pero como no sabemos cómo reaccionaría el personaje en cuestión, pensemos en otras soluciones ligeramente utópicas pero quién sabe si eficaces.

No practicar en casa. La dirección de esta revista no se hace responsable de los daños derivados

    • Hacerle un “contigo no, bicho”. Sí, quería recordar a este cariñoso personaje tan del 2008.

 

    • El tipo te dice “si tu culo fuera un banco te la metía a plazo fijo”. Tú parsimoniosamente le sigues hasta su casa y hablas con su mujer de sus planes financieros.

 

    • A todas nos han silbado y llamado como a ganado. Si oyes un yepa yepa o sonidos guturales estilo Pedro Cordero, sólo veo una solución posible: rebuzna, muge, berrea, bala, cacarea, grazna, GRUÑE COMO LA CERDA QUE ERES.

 

    • La imitación es un recurso que irrita muchísimo a quien se lo hace. Así pues, si te dicen “tía buena” contesta “diosssss, qué buenísimo estás, joder, te lo comía todoooooo”. De nuevo, hay que tener cuidado por si esto le gusta al susodicho.

 

*NOTA: El comentario sobre los sudamericanos no es generalista ni racista. Se refiere a una situación repetida en más de una ocasión. No quería hablar de extranjeros porque, principalmente, ningún asiático ni ningún hombre negro han usado JAMÁS el piropo callejero con mi persona, lo que, por otra parte, es una pena.

 

 

Si te gusta lo que lees en Norma Jean no olvides seguirnos en Twitter, en Facebook o, si quieres recibir lo mejor de Norma Jean en tu bandeja de entrada cada domingo, suscribirte a nuestra lista de correo.


Tags: , , ,

Filóloga inglesa, escritora y profesora. Interesada en la literatura (en especial poesía), el cine, la cocina y lo que se conoce como Black Arts. Tengo un blog en inglés: http://inthedessert.blogspot.com/
  • http://caticorns.blogspot.com/ Lou

    y además tu amiga se inspiró en lo ocurrido para escribir un articulo: http://normajeanmagazine.com/2011/09/caminar-por-la-calle-y-otras-practicas-de-riesgo/

    muy bueno esto! me he reido mucho. habría que poner este articulo en una vitrina…

  • TE PONGO UNA MANZANA EN LA BOCA Y TE CHUPO EL CULO HASTA SACAR SIDRA!!!! AAAAAAY MAMITA QUE RIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIICA… las mayusculas es para que se note que estoy gritando en medio de la calle guaaapa ay que rica!!!!

  • dobarro

    Yo puedo certificar piropos de tíos buenos. Si no haces caso te gritan LESBIANA.

  • Sandee Abel

    Me encantas Esther..<3

  • Esther Bonilla

    el de los puntos suspensivos me da que sé quién es… jajajajajajaja Si es hembra, que lo diga que me ha encantado!

  • N RS

    Otra prueba más de que España no forma parte de Europa. Y no lo digo por el gran artículo, sino por el triste tema que aborda. Cuanto más tiempo paso fuera de ese país, menos quiero volver… excepto por el jamón.

  • GT.

    En realidad entiendo a lo que te refieres. Sin embargo si creo delicado generalizar a los sudamericanos con posibles experiencias por carencia de valores y educación de algunos, pero en América del Sur hay variedad como en cualquier parte del mundo. Seria bueno corregir ese punto y por ahora deseo creer en esa intención “ingenua” pero recomiendo hagas un cambio, incluso una simple palabras mas puede marcar la diferencia, la nota al final no ayudara mucho, esto antes de que surjan opiniones de grupos o personas que se tomen de ahí para, tal vez, alegar que es racista, lamentablemente resulta ofensivo. Y del resto, lamentablemente la vulgaridad esta en todas partes y no conoce fronteras en ese tipo de piropos callejeros.

  • Laura B.

    ¿Una segunda parte sobre los babosos de los bares y sus muchas y variadas versiones? ¿Si, si si?

    • Esther Bonilla

      joder, qué pena que de eso no tengo tanto. Aunque una vez un tío intentó ligar conmigo diciéndome que era rara. Me pidió mi tlf y le dije que yo no creía en los móviles, que no tenía. Huyó. Moló.

  • Helena Exquis

    *Lluvia de confetti para Esther aquí*

  • http://twitter.com/ToiBrownstone Toi Brownstone

    Buenas risas y gran post.

    A mi también me han llamado fea por la calle, un par de veces, y tampoco eran bellezones del Caribe. En las dos ocasiones, mi respuesta fue similar, algo así como “Pero tú te has mirado al espejo, gilipollas?”

    Los piropos han sido siempre más discretos, aunque tengo dos highlights en mi curriculum de sucesos freaks:

    1. Pasaron dos chavales de mi edad por mi lado, y uno me toco el culo de una manera que podría ser aceptada como sensual. Lo peor es que tuvieron los huevos de hacerlo con mi madre al lado, y claro, no pude decir nada, sólo ponerme como un tomate e intentar recuperar mi concentración.

    3. Mes de agosto, 3 de la tarde. En una cuesta hacia mi casa, cargada con la compra, me cruzo con un yayo en una esquina donde daba todo el solano, y le escucho decirme “qué buena estás, qué buena estás!”. No reacciono hasta pasados 4-5 metros y empiezo a darme cuenta de toda la escena. Se la estaba pelando!!! Lo único que me salió decirle fue “joder, vaya horitas”. El hombre se quedó cortado, y cada uno seguimos nuestro camino. Luego que muchos abuelos se mueren de golpes de calor en verano! A éste le salvé la vida!!!

  • Esther Bonilla

    GT, tienes razón, sabía que sería cuanto menos controvertido, pero es experiencia personal, igual es que resulto particularmente atractiva a los sudamericanos… Qué sé yo, pero es lo que hay, es lo que ha pasado, es posible que el 80 % de los piropos callejeros que he recibido fueran de sudamericanos, y no es racista, es mi realidad particular. Luego un 15% eran yayos del estilo del de Toi y el 5 % restante pues…otros, sin más. Si pudiera te diría “5 eran de Ecuador, 3 de Colombia, 2 Argentinos…” pero no soy tan buena identificando acentos, así que eran sudamericanos, ni sudacas, ni machupichus ni poyas, que eso sí es racista, eran tíos de Sudamerica, punto.
    Anyway, me alegro que el resto del artículo te haya gustado, espero que eso no lo eclipse. De todas formas, si te ha parecido ofensivo, “lo siento, me equivoqué y no volverá a ocurrir”.
    Eso sí, rectifico una cosa, un hombre negro me dijo por la calle “so pretty” y me moló.

  • Céline

    El comentario de los sudamericanos sí que es racista. Soy sudamericana y después de leer esa parte me sacó todas las ganas de seguir leyéndote. La nota al pie sólo lo empeora. Me parece que con su historia, los españoles deberían ser un poquito más cuidadosos con estas cuestiones, si realmente les importa hacer saber a los demás los progre e inteligentes y no racistas que son.

    • http://normajeanmagazine.com/ Norma Jean Magazine

      Hola Céline, sentimos haber herido tus sentimientos. Es un tema complicado de abordar y es imposible hacerlo de forma “correcta”. Por otro lado te aseguramos que la autora del artículo no tiene nada de racista. Un abrazo!

  • R

    Yo una vez finjí que era un travesti. Ni soy alta ni especialmente masculina, pero el notas se lo creyó y lo pasó mal. El mejor día de mi vida.

Blogueamos en directo: #50sombrasdeNJ (el retorno)

Hola queridas Norma Jeans. Hoy hemos empezado el día con una noticia que culpa a 50 Sombras de la muerte [...]

8/3/2014 DÍA DE LA MUJER PENSANTE, SUPERVIVIENTE, CONQUISTADORA DE LA INDEPENDENCIA MENTAL, ESCAPISTA DEL PENSAMIENTO ÚNICO, LUCHADORA E INSUMISA ANTE LA INJUSTICIA Y LA DESIGUALDAD POR RAZÓN DE SEXO

En un día como hoy, 8 de marzo de 1977, la ONU proclamó esta fecha como el Día Internacional por [...]

¡Qué bien! ¡Trabajo en una editorial de LIBROOOHWAIT!

HOLA AMIGAS lectoras de Norma Jean y apuestos hombres que hacéis click en los links que ponemos en el tuiter. [...]

El “derecho” a trabajar era una trampa: Feminismo blando y autoboicot.

Digamos que, como yo, naciste en Democracia. Es probable que sientas agradecimiento, aunque seguramente experimentes también cierta desconfianza por la [...]

Hostias de realidad

Una de las frases más oídas de padres poco ortodoxos y adultos insensibles es que “una hostia a tiempo” quita [...]

Ser la otra: consejo de venganza a la española para Valérie Trierweiler

Ay, estos franceses. Qué debiluchos son. No tendrán monarquía pero son LOS REYES DEL DRAMA. Directa al grano. Me paso la [...]

Emily Lindin y The UnSlut Project

Emily Lindin ni siquiera había aterrizado en la adolescencia cuando cometió el pecado mortal de enredarse en juegos sexuales con [...]