Entre ellas había algunas que ya habían sobrevivido a la I Guerra Mundial, que vieron cómo Hitler pasó de que sus opositores le hicieran caricaturas en los periódicos, a convertirse en el Führer. Las más jóvenes, en cambio, se educaron ya en el Nacional Socialismo, un lugar ideal donde valías tanto como la pureza de tu pedigrí, y donde sus ovarios fueron declarados patrimonio nacional y propiedad del estado.

 

Pero un día, en mayo del 45, se despertaron en un país en ruinas donde entre muertos y prisioneros faltaban siete millones de hombres, sin saber muy bien cuál era el mundo que les iba a tocar vivir.

 

 

En aquel momento las esposas, las hermanas, madres… eran los dos tercios de la población, muchas de ellas vivían aún con la incertidumbre de saber si eran o no viudas, y entonces, el Consejo Aliado de la Ocupación introdujo un deber obligatorio: la inclusión de las mujeres en las tareas de reconstrucción y recogida de escombros. Ya que eran empresas privadas las que se ocuparían de estas labores, el Consejo les concedió un permiso especial que calificaba como aptas para trabajar a mujeres de entre 15 y 50 años, colas enormes cruzaban las calles para anotarse voluntarias.

 

mujeres de los escombros

 

Las fábricas habían sido destruidas y el país no disponía de maquinaría pesada, por lo tanto, las Trümmerfrauen o “mujeres de los escombros”, movieron aproximadamente 400 millones de metros cúbicos de piedras con sus propias manos.

 

Sólo en Berlín se estima que hubo unas 60.000, que como hormiguitas se subieron a las montañas de piedras para moverlas una a una, cuadrillas de entre diez y veinte trabajadoras separaron, limpiaron y clasificaron material de construcción para que pudiera ser reutilizado, en jornadas de doce horas diarias.

 

mujeres de los escombros

 

Hay quien dice que lo hicieron esencialmente por hambre, como si eso fuera un insulto, porque el pago para las trabajadoras era una cartilla de racionamiento de máxima categoría, aún así después del trabajo de todo un día, caminaban más de diez kilómetros hasta el punto indicado y debían esperar horas en la calle para conseguir leche o mantequilla.

 



mujeres de los escombros

 

Otros dicen que fue sentido del deber, que hubiera sido más fácil marcharse y empezar de cero en otra parte, pero que quisieron contribuir a sacar a su propio país la miseria, y en cierto modo, a empezar a pagar el daño que habían hecho entre todos. Yo diría que fue puro instinto de supervivencia, la necesidad nos lleva a adaptarnos a circunstancias atroces, pero también es cierto que hace falta algo más que hambre para limpiar barrios enteros, tirar abajo paredes y sacar muertos de los escombros sólo con tus manos vacías.

 

mujeres de los escombros

 

 

Cuando los 2 millones de prisioneros de guerra por fin empezaron a regresar, lo que se encontraron no era exactamente lo que habían dejado, sus mujeres habían reconstruido sus ciudades y atendido a sus hijos, pero también se habían dado cuenta de que ya no los necesitaban. Ellos volvían oficialmente vencidos, pensando que regresar a lo que quedaba de sus familias sería al menos un premio de consolación después de toda aquella locura, pero ellas ya no querían ser “el descanso del guerrero”.

Así que con esa actitud de hormiga que trabaja sin cuestionarse cuánto le queda, fueron presentando una a una miles de demandas de divorcio, sin aspavientos, sin inmutarse. Marcaron 1948 como el máximo histórico en rupturas matrimoniales,  y la cifra siguió aumentando hasta 1952.

La historia no siempre es justa, pero suele tener ironías interesantes que nos enfrentan con nosotros mismos, que explican como si fuera el mapa de un laberinto, qué puede pasar si tomas una actitud u otra. Elegir quedarse quieto escuchando una retórica vacía, o construir tus propios hechos, aunque no niego resulte halagador que el gobierno insista bendecirte los ovarios.


Bibiana Candia: Escribiendo y dibujando desde 1977. www.bibianacandia.com

 

 

Si te gusta lo que lees en Norma Jean no olvides seguirnos en Twitter, en Facebook o, si quieres recibir lo mejor de Norma Jean en tu bandeja de entrada cada domingo, suscribirte a nuestra lista de correo.


Tags: , , , , , , ,

Arriba Norma Jean, abajo la Marilín
  • Juanma

    Estas mujeres eran esposas, madres, hermanas o hijas de individuos que se abandonaron a la locura nazi. Hitler y la cúpula militar de Alemania dictaminaron el genocidio, pero fueron las manos de sus soldados las que masacraron a niños, mujeres y ancianos sólo por ser judíos, gitanos, comunistas o por haber ayudado a cualquiera de ellos.

    Si a la vuelta a su desolado país se encontraron con mujeres dispuestas a olvidarles, poco dolor me parece que sufrieron.

    Y por otro lado, que yo sepa, estas mujeres también formaron parte del botín de guerra de los soldados que tomaron Alemania. Muchas de ellas fueron violadas…

    • Bibiana

      Pues si, concretamente los rusos violaron sistemáticamente a esas mujeres, incluso a las ancianas… en el caso del resto de las tropas aliadas fueron casos aislados.

    • Bibiana

      Pues si, concretamente los rusos violaron sistemáticamente a esas mujeres, incluso a las ancianas… en el caso del resto de las tropas aliadas fueron casos aislados.

    • http://www.mysterymoor.com Andrea

      Sobre este tema yo he leído un libro que se llama Una Mujer en Berlín, igual un día lo rescato, me lo releo y escribo una crítica. Son los diarios de una mujer que se ve sola en Berlín a finales de la guerra y cuando llegan los rusos y tal. Es tan duro que tuve que dejarlo y retomarlo varias veces, pero muy, muy bueno. La mujer exigió que se publicaran de manera anónima y su identidad no se reveló hasta después de su muerte.

      Una mujer en Berlín

      Hicieron una película también, pero nada que ver con el libro.

Blogueamos en directo: #50sombrasdeNJ (el retorno)

Hola queridas Norma Jeans. Hoy hemos empezado el día con una noticia que culpa a 50 Sombras de la muerte [...]

8/3/2014 DÍA DE LA MUJER PENSANTE, SUPERVIVIENTE, CONQUISTADORA DE LA INDEPENDENCIA MENTAL, ESCAPISTA DEL PENSAMIENTO ÚNICO, LUCHADORA E INSUMISA ANTE LA INJUSTICIA Y LA DESIGUALDAD POR RAZÓN DE SEXO

En un día como hoy, 8 de marzo de 1977, la ONU proclamó esta fecha como el Día Internacional por [...]

¡Qué bien! ¡Trabajo en una editorial de LIBROOOHWAIT!

HOLA AMIGAS lectoras de Norma Jean y apuestos hombres que hacéis click en los links que ponemos en el tuiter. [...]

El “derecho” a trabajar era una trampa: Feminismo blando y autoboicot.

Digamos que, como yo, naciste en Democracia. Es probable que sientas agradecimiento, aunque seguramente experimentes también cierta desconfianza por la [...]

Hostias de realidad

Una de las frases más oídas de padres poco ortodoxos y adultos insensibles es que “una hostia a tiempo” quita [...]

Ser la otra: consejo de venganza a la española para Valérie Trierweiler

Ay, estos franceses. Qué debiluchos son. No tendrán monarquía pero son LOS REYES DEL DRAMA. Directa al grano. Me paso la [...]

Emily Lindin y The UnSlut Project

Emily Lindin ni siquiera había aterrizado en la adolescencia cuando cometió el pecado mortal de enredarse en juegos sexuales con [...]