Un cepillo del pelo y un espejo: Así empieza la carrera hacia el estrellato. Imitando a los artistas que más admiras mirándote con los ojos entrecerrados. Repitiendo las canciones a modo de mantra, una y otra vez, intentando convertirte en quien las canta. Me he pasado la vida cantándome a mí misma como si fuera Lennon, Strummer, Jagger, Springsteen, o cualquier otro machito del escenario. Afortunadamente también llegaron Janis, Aretha, Polly Jean y Amy para destronarlos. Crear una gramola de ellas es sólo un intento de reivindicar a todas las que en su paso por la cultura pop removieron consciencias y cambiaron la vida de tantas otras.

Édith Piaf. Je ne regrette rien

edith piaf con acordeón

No me arrepiento de nada. Ni del bien que me han hecho, ni del mal, todo eso me da lo mismo. No, nada de nada, no me arrepiento de nada. Está pagado, barrido, olvidado, me da lo mismo el pasado”.

La voz le hacía unos gorgoritos increíbles e inimitables. Esta gabacha impresionó al público de todo el mundo con dos grandes canciones: ‘La vie en rose’ y ‘Je ne regrette rien’. En la primera hablaba de los ojos, los besos y las palabras del hombre a quien pertenecía, y al parecer la estaba cantando en el escenario cuando su gran amor (o uno de ellos), el boxeador Marcel Cerdan, moría estrellado volando hacia ella. En la segunda, años más tarde, cantaba aquello de que “barridos mis amores, con sus temblores, barridos para siempre, vuelvo a empezar de cero”. ‘La vie en rose’ es una de las mejores composiciones románticas del siglo XX. ‘Je ne regrette rien’ es todo un himno vital para los perdedores.

Édith Piaf tuvo una vida poco rosa: nació en la puta calle en París al inicio de la I Guerra Mundial, su abuela le daba vino en el biberón en lugar de leche, creció medio abandonada por sus padres en un burdel y un circo ambulante. Perdió a su única hija, sobrevivió a la ocupación nazi desde la Resistencia, perdió a varios amantes, se hizo adicta a la morfina, murió de cáncer a los 47. Y sin embargo le pareció perfecta ‘Je ne regrette rien’ cuando se la presentaron, una canción en la que juraba que no cambiaría nada, que no se arrepentía de nada. Pese a todo el drama, mucho debió de amar su vida esta mujer que subió a lo más alto, que se hizo grande en los cabarets, que tuvo un montón de amantes (como Marlon Brando…bien jugado, Édith) y que dejó su nombre para la posteridad.

Y sin embargo van y titulan su autobiografía como ‘La Vie en Rose’, cuando el clímax final de la película pertenece a ‘Je ne regrette rien’. No es la canción que ha quedado en las cajas de música, pero es la canción que a todas nos gustaría cantar. Javiera Mena lo ha probado hace poco, con la versión Nah de nah.

No arrepentirse, que te resbale todo, quemar los recuerdos, que te compense toda la mierda tragada por los buenos momentos… No es un mal lugar al que llegar después de toda una vida. A lo mejor es que hay que estar un tanto loca, o ser muy valiente, como ella, para conseguir repetirse eso de ‘Tout ça m’est bien egal’ y además creérselo. Saber callar los “debería haber hecho X” y mostrarse orgullosa de todas las veces que has metido la pata, son los logros de dos grandes: la artista y su canción.

Además, como bien dijo Morrisey:

Édith Piaf apenas medía siete pulgadas, llevaba siempre un modesto traje negro, y cantaba sin escenografía ni luces. Con todo, su voz bramaba por encima del viento, con el poder de comunicación más increíble. Me gustaría ver a Madonna intentarlo.”

Comprar discos de Édith Piaf en Amazon.


 

Elisa Padilla. Periodista y comunicadora audiovisual (lo mío son las profesiones con futuro) y defensora de causas perdidas. Todo lo que sé en la vida lo aprendí de los Beatles.

 

 

Si te gusta lo que lees en Norma Jean no olvides seguirnos en Twitter, en Facebook o, si quieres recibir lo mejor de Norma Jean en tu bandeja de entrada cada domingo, suscribirte a nuestra lista de correo.


Tags: , ,

Arriba Norma Jean, abajo la Marilín

Blogueamos en directo: #50sombrasdeNJ (el retorno)

Hola queridas Norma Jeans. Hoy hemos empezado el día con una noticia que culpa a 50 Sombras de la muerte [...]

8/3/2014 DÍA DE LA MUJER PENSANTE, SUPERVIVIENTE, CONQUISTADORA DE LA INDEPENDENCIA MENTAL, ESCAPISTA DEL PENSAMIENTO ÚNICO, LUCHADORA E INSUMISA ANTE LA INJUSTICIA Y LA DESIGUALDAD POR RAZÓN DE SEXO

En un día como hoy, 8 de marzo de 1977, la ONU proclamó esta fecha como el Día Internacional por [...]

¡Qué bien! ¡Trabajo en una editorial de LIBROOOHWAIT!

HOLA AMIGAS lectoras de Norma Jean y apuestos hombres que hacéis click en los links que ponemos en el tuiter. [...]

El “derecho” a trabajar era una trampa: Feminismo blando y autoboicot.

Digamos que, como yo, naciste en Democracia. Es probable que sientas agradecimiento, aunque seguramente experimentes también cierta desconfianza por la [...]

Hostias de realidad

Una de las frases más oídas de padres poco ortodoxos y adultos insensibles es que “una hostia a tiempo” quita [...]

Ser la otra: consejo de venganza a la española para Valérie Trierweiler

Ay, estos franceses. Qué debiluchos son. No tendrán monarquía pero son LOS REYES DEL DRAMA. Directa al grano. Me paso la [...]

Emily Lindin y The UnSlut Project

Emily Lindin ni siquiera había aterrizado en la adolescencia cuando cometió el pecado mortal de enredarse en juegos sexuales con [...]